Comer cuando estoy nerviosa

¿Sabías que el estrés engorda? – 5 consejos para evitarlo

13-09-2014
Francesca Roman

«Los nervios me engordan» «Cuando estoy atacado o atacada, devoro»…

Frases así escuchamos diariamente en el trabajo, en el restaurante, en el supermercado, en la consulta del médico… Pero ¿es cierto que el estrés engorda?

¿Por qué tenemos estrés?

Imaginemos que nos encontramos, por ejemplo, ante una situación peligrosa en la calle. Nuestro organismo da la alarma de un peligro, que codifica como una demanda importante, generando automáticamente una respuesta de estrés.

En la reacción de estrés comenzamos a liberar hormonas, especialmente dos de ellas: la ADRENALINA y NORADRENALINA, para hacer frente a la situación peligrosa ante la que estamos. También liberamos CORTISOL, una hormona cuya función es ayudar a nuestro cuerpo para que corra o haga un gran esfuerzo físico en situaciones de emergencia.

¿Por qué el estrés engorda?

Cuando comemos rápidamente, de una forma nerviosa, sin tranquilidad, incluso de pie o en la mesa de la oficina mientras trabajamos, nuestro cuerpo «codifica» esa situación de la misma manera que si estuviéramos ante un peligro y en consecuencia activa una respuesta de estrés. ¿Qué ocurre entonces en nuestro cuerpo?

Digestiones lentas

El estrés engorda porque convierte las digestiones en procesos mucho más lentos. Nuestro organismo «entiende» que estamos ante un peligro y prioriza nuestra respuesta de defensa y el mecanismo de estrés ante cualquier otro proceso como es el caso del digestivo. Esto se traduce en que los movimientos del estómago se hacen más lentos y la secreción de jugos gástricos se ralentiza.

Aumenta el apetito

Además, el estrés engorda  porque la descarga de adrenalina que se produce como respuesta ante una situación de peligro, aumenta nuestro ritmo cardíaco y la tensión muscular, lo que supone un gran gasto de energía. Es entonces cuando comenzamos a segregar cortisol cuya función es encontrar energía en situaciones de estrés y para ello el cortisol  aumenta nuestro apetito. 

Todo esto sería coherente, sano y lógico  si comer fuera una situación de peligro real pero… no es así. Nuestro cuerpo se «confunde» y percibe nuestro agobio, intranquilidad y nuestra sensación de «no tener tiempo para comer» como si realmente estuviéramos en una situación amenazante.

Come tranquila…mente!

Mente y cuerpo han de estar en calma en el momento en que nos disponemos a comer. Éstas son algunas de las sugerencias que desde CENTRUM Psicólogos te damos para adelgazar sanamente:

  1. Comer de una forma atenta, centrados en la comida
  2. Elegir un lugar tranquilo  para comer.
  3. Procurar comer siempre que podamos a la misma hora
  4. Masticar los alimentos tanto como podamos (mínimo 30 veces cada bocado) para facilitar la digestión
  5. Respirar profundamente y con los ojos cerrados antes de comenzar a comer. Esto es esencial para conectar con nuestro cuerpo y tranquilizarnos, especialmente si llegamos al momento de la comida con nerviosismo o intranquilidad.

Si en tu caso crees que el estrés engorda, en CENTRUM Psicólogos podemos ayudarte. Te enseñaremos cómo comer de una forma sana y a manejar el estrés con técnicas de última generación como Hipnosis Clínica, Mindfulness o Coaching nutricional. Recuerda que nuestra 1ª consulta es gratuita!


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.