Relajación

¿Qué es la Relajación?

La relajación es una de las técnicas más utilizadas en psicoterapia. Mediante la relajación conseguimos una reducción de la activación del organismo, logrando no sólo una sensación placentera, sino un mayor bienestar físico y psicológico.

Muchos de los problemas y de las enfermedades que sufrimos tienen su base en un exceso de activación. Utilizar, por tanto, técnicas de relajación dentro de la intervención terapéutica resulta de gran utilidad en muchos casos.

Al principio puede resultarnos complicado relajarnos, especialmente si nuestro nivel de activación es alto, pero la relajación en una técnica que se aprende con la práctica.

Durante la relajación pueden experimentarse una serie de sensaciones nuevas, absolutamente normales y sin ningún riesgo:

  • Ligereza en alguna parte o en todo el cuerpo, como si no pesara nada
  • Pesadez en una parte del cuerpo o en todo el cuerpo
  • Hormigueo en piernas o brazos
  • Sensación de inmovilidad y acorchamiento

Beneficios de la Relajación

Cuando practicamos relajación de una manera continuada podemos obtener una mejoría a nivel físico y psicológico

  • Mayor equilibrio en nuestro sistema nervioso
  • Disminución de la tensión muscular y de los dolores de espalda, cuello, hombros…
  • Nos ayuda a descansar mejor y tener un sueño más reparador
  • Facilita un mejor estado de ánimo cuando estamos decaídos.
  • Nos ayuda a manejar la ansiedad y el estrés de una forma más saludable. 
  • Disminuye el riesgo de hipertensión y cardiopatías
  • Aumenta nuestra energía física y mental 
  • Disminuye la intensidad del dolor 
  • Nos conecta con nuestro mundo interior y favorece el autoconocimiento
  • Aumenta nuestro nivel de consciencia física y psicológica 

Tipos de Relajación

Podemos hablar de diferentes tipos de relajación según la técnica que utilicemos para lograr el estado de calma deseado. 

  • Relajación a través del cuerpo
    • Por técnicas de respiración
    • Por contracción/distensión muscular
  • Relajación a través de imaginación guiada

¿Cómo ayuda la Relajación en el proceso terapéutico?

La relajación es útil en el proceso terapéutico cuando existe un elevado nivel de ansiedad o incluso como medida de prevención de la misma al bajar el nivel de activación general.

En las situaciones en que estamos ansiosos podemos utilizar métodos de relajación abreviados, mientras que para disminuir la activación general, podemos llevar a cabo una relajación más profunda.

Al utilizar la Relajación en psicoterapia evitamos que se repitan reacciones de activación y ansiedad previas, y evitamos la aparición de la ansiedad anticipatoria. Además genera una sensación de mayor autocontrol y autoeficacia mejorando los resultados.

En algunas ocasiones utilizar técnicas de relajación soluciona en gran parte el problema por el que se acude a terapia, pero lo más habitual es que sea una técnica de apoyo dentro de un proceso de intervención más amplio donde se usen otras técnicas psicoterapéuticas: técnicas cognitivo-conductuales, EMDR, Mindfulness, etc.

Preguntas Frecuentes sobre Relajación

¿Qué técnicas de relajación usáis?

Vamos a utilizar, según cada persona, técnicas de relajación a través del cuerpo o a través de la imaginación guiada

A algunas personas, por ejemplo, les resulta muy difícil desconectar a nivel cognitivo. En ese caso, la utilización de técnicas corporales facilitará alcanzar el nivel de bienestar de la relajación más fácil y rápidamente. 

  • Las técnicas de relajación a través del cuerpo van a utilizar el manejo de la respiración y de la contracción y distensión muscular para lograr el estado de calma 
  • En las técnicas de imaginación guiada, utilizamos imágenes (visualizaciones de estados deseables, colores, rayos de luz …) para inducirnos a la paz y la serenidad. 

¿Cuánto tiempo dura una relajación?

Esto va a depender por un lado de la técnica utilizada, pero sobre todo de la facilidad que tenga cada persona para relajarse.

El tiempo mínimo de duración para que la relajación tenga efectos terapéuticos a nivel físico y psicológico es de 20 a 30 minutos. Cuanto más tiempo logremos permanecer en este estado mayor beneficio alcanzaremos.

¿Cómo debo colocar mi cuerpo en relajación?

Cuando practicamos relajación en terapia permanecemos sentados. Esta posición nos va a ayudar a permanecer conscientes y despiertos. 

La posición tumbada tiene el riesgo de que nos quedemos dormidos. Al dormir descansamos pero no siempre el sueño es reparador. Además mientras dormimos no podemos aprender, algo que sí logramos en el estado consciente de la relajación. 

¿Qué resultados se obtienen con la relajación?

Con el aprendizaje y la práctica de la relajación habitualmente podemos obtener múltiples beneficios a nivel físico, cognitivo y emocional:

  • Resultados a nivel físico: 
    • Disminución de la tensión muscular y los dolores asociados 
    • Mayor equilibrio de nuestro sistema nervioso
    • Mejora de la hipertensión
    • Disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares
    • Sueño de mayor calidad
    • Aumento de la energía física
  • Resultados a nivel emocional: 
    • Mejora en la gestión emocional
    • Facilidad para controlar la ira 
    • Aumento de la sensación de serenidad y paz interior
    • Mayor autoconocimiento
  • Resultados a nivel cognitivo: 
    • Disminución de bloqueos 
    • Mejora de la atención y la concentración
    • Disminución del pensamiento obsesivo 

¿Cuánto vale una sesión?

Las sesiones de relajación forma parte de una sesión de terapia. Por tanto su precio será el establecido para las sesiones estándar: 70€ y 60€ si estás desempleado o jubilado.

¿Para quién es beneficiosa la terapia con relajación?

La relajación es una técnica muy beneficiosa para todas las personas. Su práctica continuada trae amplios beneficios. No obstante es especialmente indicada para aquellas personas que tienen problemas relacionados con la ansiedad y el estrés:

¿Es mejor la relajación o el mindfulness?

No hay una mejor o peor que otra. Aunque el efecto de la práctica de Mindfulness es con frecuencia muy relajante, su objetivo no es tanto la relajación sino la atención plena en el momento presente.

Es muy frecuente en psicoterapia utilizar ambas técnicas para situaciones diferentes y con objetivos complementarios. En función del problema y de la situación una puede ser más adecuada que la otra. Por ejemplo, para el insomnio y previo al momento de irnos a la cama la relajación puede ser más adecuada que Mindfulness.

¿Debo llevar algún tipo de ropa especial para las sesiones de relajación?

No es necesario, aunque si llevamos ropa que no comprima el cuerpo va a favorecer una mejor respiración y menor tensión muscular.

Durante la relajación es posible que descienda la temperatura corporal y puede llegar a resultar incómodo sentir frío.

Nuestras instalaciones tienen asientos confortables, luz tenue para crear un ambiente sereno que favorezca la relajación. Si lo necesitas, podemos proporcionar cojines adicionales o una manta ligera para tu mayor bienestar. 

¿Cuándo debo practicar la relajación?

Una vez domines perfectamente la técnica, cualquier momento puede ser bueno para practicarla.

Después de terminar la jornada de trabajo puede ser un buen momento en los casos de ansiedad o estrés.

Si tienes problemas de insomnio, relajarte en la cama antes de ir a dormir te ayudará a conciliar el sueño.