EMDR: una técnica eficaz en el tratamiento de las adicciones

12-11-2014
Francesca Roman

EMDR son las iniciales en inglés de Eyes Movement Desensitization and Reprocessing, es decir,  desensibilización y reprocesamiento mediante el movimiento ocular. Se trata de una técnica que inicialmente fue utilizada con éxito para reprocesar situaciones traumáticas, pero que  con el tiempo se ha convertido en una potente herramienta para tratar múltiples problemas en psicoterapia. 

Descubierta a finales de la década de los 80, por la Dra. Francine Shapiro, su uso se ha extendido a nivel mundial en el campo de la psicoterapia. Se trata de una herramienta terapéutica poderosa que requiere ser utilizada con seguridad, por lo que los profesionales que la utilizan deben ser competentes y estar debidamente formados y  acreditados. 

EMDR se basa en la estimulación alternativa de cada uno de los hemisferios cerebrales. La forma inicial de estimulación era visual (el paciente mueve los ojos hacia un lado y otro siguiendo los dedos del terapeuta) Posteriormente se han encontrado otras formas de estimulación: táctil (tapping) y auditiva (escuchando unos sonidos alternativamente en ambos oídos)

EMDR y las adicciones

No sólo numerosos estudios científicos, sino que nuestra propia experiencia en la práctica clínica, han demostrado que EMDR actúa como un motor potente acelerando el cambio y acortando el tiempo del tratamiento para superar una adicción. 

La utilización de EMDR es eficaz en el tratamiento de:

En líneas generales su uso como técnica dentro de una terapia es muy eficaz para reducir o eliminar las conductas compulsivas. 

Cómo actúa EMDR en el tratamiento para adicciones

La utilización de EMDR para el tratamiento de adicciones actúa dirigiendo a la persona hacia un resultado positivo, alcanzable y atractivo. Se focaliza en la desensensibilización progresiva de cada uno de los factores desencadenantes de la conducta adictiva. Esto conlleva, no sólo la reducción de la conducta problemática, sino que al mismo tiempo se produce una importante aumento de la autoestima y la eliminación de creencias limitadoras bloqueantes  del cambio (por ej: «no voy a ser capaz») El resultado del uso de EMDR es una sensación de mayor capacidad y fuerza, que retroalimenta positivamente el tratamiento y que acelera el proceso de salida de la adicción.

El resultado final es que los factores desencadenantes quedan con EMDR desconectados de la adicción. EMDR los conecta a una nueva respuesta consistente en una conducta saludable.

El equipo de CENTRUM Psicólogos estamos formados en EMDR y tenemos experiencias de éxito en el uso de EMDR en el tratamiento de adicciones. Recuerda que se trata de una técnica que sólo debe ser usada por profesionales competentes debidamente formados.


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.