8 Recursos para lograr controlar la ira

04-03-2015
Francesca Roman

La ira es una emoción natural y es sano poder expresarla de forma medida y modulada. Sin embargo cuando la ira es muy intensa o cuando no somos capaces de manejar bien las emociones la ira se convierte en una emoción poderosa y atemorizante. 

Es importante tener en cuenta que la ira es una emoción que guía un comportamiento y no un comportamiento en sí mismo. La ira, como emoción no es buena ni mala, es algo natural en el ser humano. Es cómo llegamos a controlar la ira o no lo que convierte a la ira en algo doloroso y conflictivo.

Para muchas personas expresar la ira es algo que genera miedo, por ello la única forma que tienen de manejar la ira es conteniéndola convirtiéndola a veces en culpa explotando en estallidos de ira muy destructivos tanto para quien los sufre como para quien los recibe.

Controlar la ira: 8 Recursos

1. INTERVENIR CUANTO ANTES: Nuestro enfado se manifiesta con niveles muy diferentes, desde un pequeño enfado hasta un estallido de ira con destrucción de objetos y agresión a personas. Cuanto antes seas capaz de valorar la intensidad de tu rabia, más fácil será controlar la ira.

2. OBSERVA LOS SIGNOS FÍSICOS: La rabia, el enfado y la ira van acompañados de una serie de signos físicos: tensión en el cuerpo, temblor, calor corporal, aumento del ritmo cardíaco, mandíbulas y puños apretados, etc. Saber observar e identificar estas sensaciones corporales como indicadores de ira serán útiles para manejarla desde un estadio inicial. A veces hemos aprendido a reaccionar de una forma automática a las sensaciones físicas asociadas a la ira, para así poder evitar las emociones y pensamientos de enfado.

3. OBSERVA A LOS OTROS: No es malo sentir rabia y enfado. La ira es una emoción humana, necesaria y normal. Observa si la intensidad con la que la expresas es apropiada o desmedida para la situación. Puede ayudarte si ante la misma situación todos reaccionan con ira o no. Aprende cómo los otros pueden reaccionar de una forma diferente que no les genera problemas: ¿Aceptan estar enfadados? ¿Son respetuosos y competentes con su ira? Quizá puedas practicar las mismas estrategias que utilizan

4. CANALIZA TU IRA A TRAVÉS DE  TU CUERPO… Pero de una forma adaptativa, ¡claro!. Practicar un deporte es para algunas personas una excelente forma de canalizar y controlar la ira. 

5. SÉ CREATIVO y busca formas no verbales y creativas de expresar tu ira: escritura, dibujo, pintura, etc…

6. INVESTIGA SOBRE LOS DESENCADENANTES DE TU RABIA para así poder controlar tu ira. Si logra identificar qué te provoca la ira podrás elaborar estrategias eficaces para controlarla mejor.

7. ALÉJATE DE LO QUE TE PROVOCA IRA dándote un paseo y saliendo del escenario que te provoca tanto enfado. Respirar o contar despacio hasta 10 o hasta 100 puede ayudarte

8. OBSERVA TU IRA Y SUÉLTALA en una actitud mindful. La ira, como todas las emociones, llega y se va; es sólo un evento pasajero, tú no eres ira. Contemplar cómo decrece poco a poco es una forma inteligente y efectiva de controlar la ira.

Si controlar la ira es un problema para ti, quizá necesites la ayuda de un profesional que te ayude a manejarla. En CENTRUM Psicólogos somos expertos en trastornos relacionados con la dificultad para controlar la ira . Recuerda que la 1º consulta es gratuita.

Bibliografía

Boon, S.; Steele, K. y Van Der Hart, O. (2014). Vivir con disociación traumática. Bilbao: Desclée De Brouwer

 

 

 


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.