Trastorno de Pánico

¿Qué es el Trastorno de Pánico?

El Trastorno de Pánico se caracteriza por la presencia de crisis de pánico (o angustia) repetidas y frecuentes.

La angustia es un tipo de ansiedad de gran intensidad, con síntomas fisiológicos agudos. Cuando sufrimos un ataques de pánico  experimentamos  un miedo intenso a morir, a volvernos locos, a perder el control de nosotros mismos o de nuestro alrededor.  En esos momentos nos resulta imposible utilizar la lógica para reducir el  malestar.

Los síntomas fisiológicos  son de gran intensidad. Algunos de los síntomas de un ataque de pánico son:

  • Palpitaciones, aceleración cardíaca y pulso muy rápido.
  • Sudoración extrema
  • Pérdida del equilibrio con vértigos y mareos.
  • Hormigueo en extremidades superiores (manos y brazos) e inferiores (pies y piernas)
  • Dificultad para respirar por presión en el pecho
  • Calambres, escalofríos y temblor en el cuerpo.
  • Ganas de vomitar o molestias abdominales

Las crisis tienen un inicio brusco con incremento de la intensidad de los síntomas en los primeros minutos. La duración es breve (de 10 a 30 minutos) y rara vez llegan a una hora. El final es espontáneo. 

Empiezan casi siempre inesperadamente, sin un desencadenante inmediato y pueden ser seguidas por un estado de cansancio o de ansiedad flotante que puede durar horas o días.

Todas las personas podemos sufrir alguna vez en la vida un episodio aislado de crisis de pánico y en tal caso no debemos preocuparnos. Sin embargo, si éstos se repiten es cuando podemos hablar de un Trastorno de Pánico.

Parece ser que los factores genético-familiares juegan un papel importante en la aparición de este trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno de Pánico?

Estos son algunos de los síntomas que te pueden ayudar a saber si sufres Trastorno de Pánico

  • Has sufrido crisis de ansiedad intensas y repetidas durante los últimos meses
  • Estas crisis son imprevisibles y aparecen en situaciones diferentes, no limitándose a escenarios parecidos
  • En los periodos intercrisis no sientes ansiedad
  • Esto que te ocurre no te lleva a evitar ir a ningún sitio ni practicar ninguna actividad determinada
  • No te encuentras deprimido

¿Cómo afrontar el pánico?

  • Ten en cuenta que las sensaciones no son más que una exageración de las reacciones corporales normales al estrés
  • No son ni perjudiciales, ni peligrosas. Sólo son desagradables. NO va a suceder nada peor
  • No aumentes el pánico con pensamientos atemorizadores sobre lo que está sucediendo o lo que podría suceder
  • Observa lo que pasa en tu cuerpo justamente ahora y no lo que temes que pueda pasar
  • Espera y deja un tiempo para que el miedo pase. No luches ni huyas de él. Simplemente, acéptalo.
  • Fíjate que cuando dejas de aumentar el miedo con pensamientos atemorizadores, el miedo comienza a desaparecer por sí mismo
  • El aprendizaje es cómo afrontar el miedo sin evitarlo.
  • No olvides que a pesar de las dificultades es un aprendizaje progresivo.
  • Cuando comiences a sentirte mejor mira a tu alrededor y planea qué es lo que vas a hacer.
  • Cuando ya haya pasado todo, haz lo que hayas decidido hacer de forma tranquila y relajada. No hay necesidad de esfuerzo ni de prisas.

¿Cómo es nuestro Tratamiento para el Trastorno de Pánico?

Es fundamental para el  tratamiento para el Trastorno de Pánico llevar a cabo una evaluación seria y exhaustiva y realizar un diagnóstico que nos permita tratar íntegramente los todos los aspectos del pánico: 

  • Su origen. 
  • Los aspectos que lo están manteniendo, que básicamente tienen que ver con ese «miedo a volver a experimentar el miedo»
  • Cómo tratar la ansiedad evitando que se retroalimente, utilizando Mindfulness, una herramienta que desde nuestra experiencia clínica ha mostrado ser muy eficaz en el manejo de la ansiedad.
  • Psicoeducación para aclarar cualquier aspecto que sobre las crisis de pánico resulte  problemático.  Esto es fundamental para abordar el miedo habitual a volverse loco o morir en el transcurso de un ataque de pánico. 

Como en todos los problemas de ansiedad, nuestro tratamiento para el Trastorno de Pánico combina las  últimas técnicas en psicoterapia: EMDR, Mindfulness, Hipnosis Clínica, con las técnicas tradicionales (cognitivo-conductuales) con el fin de lograr resultados duraderos y en el menor tiempo posible.