Obesidad

La obesidad supone un riesgo para la salud de las personas que lo padecen, no sólo por sus consecuencias físicas sino también psicológicas. Su definición más simple sería la acumulación excesiva de grasa corporal, que tiene como consecuencia sobrepeso y un aumento de volumen corporal.

Su origen suele ser complejo y se debe a varios factores, ya que si bien podemos tener una predisposición genética, especialmente importantes van a ser otros factores que tienen que ver con el ambiente en el que crecemos.

La obesidad se inicia generalmente al final de la infancia o en la adolescencia aunque los cambios en los hábitos de alimentación actuales han hecho que se adelante el momento de su aparición, siendo ahora más temprana.

Lo más habitual es que luchemos contra el sobrepeso con dietas y aumento de la actividad física, pero a menudo abandonamos las dietas y la actividad una vez hemos alcanzado el peso deseado para después acabar recuperando el peso perdido e incluso en otras ocasiones renunciamos a los pocos días de haber comenzado el plan de adelgazamiento porque resulta excesivamente difícil de seguir.

La modificación de los hábitos alimentarios y el aumento de la actividad física es esencial para perder peso pero si queremos mantenerlos en el tiempo tenemos que tener en cuenta otros factores.

¿Por qué no consigo adelgazar y mantenerme?

Suelen ser varios los factores que explican la razón de no conseguir adelgazar pese a estar intentándolo casi permanentemente. Estos son algunos de los motivos:

  • Por el seguimiento continuado de dietas. Al iniciar una dieta muy baja en calorías nuestro cuerpo interpreta la situación como una señal de alarma de que hay escasez de comida. Su respuesta es hacer más lento el metabolismo y quemar menos calorías para ahorrar recursos.
  • Porque nos vemos envueltos en múltiples situaciones culturales y familiares que favorecen que consumamos una gran cantidad de alimento, muy por encima de nuestras necesidades energéticas.
  • Por ansiedad. Comer o más exactamente masticar, supone una forma de reducir la ansiedad de una forma rápida, pasajera pero al alcance de todo el mundo. Si nos encontramos en un momento vital con ansiedad o estrés, el comer como recurso anti ansiedad se transforma en algo habitual y con el tiempo acabamos engordando. Este aumento de peso se convierte en un motivo de preocupación y nuevamente aparece la ansiedad, volviendo a comer como mecanismo tranquilizador. Es decir: entramos en un bucle.
  • Cuando tenemos un estado de ánimo decaído, aumenta el deseo de consumir ciertos alimentos hipercalóricos: chocolate, bollos y otros alimentos ricos en hidratos de carbono. Estos alimentos aumentan la serotonina en nuestro cuerpo mejorando nuestro estado de ánimo pero en contrapartida aumentan nuestro peso y nos generan insatisfacción, volviendo a entrar en el bucle por la necesidad de consumirlos.
  • Por el valor simbólico que tienen algunos alimentos. Además de las cualidades nutricionales algunos alimentos están asociados en nuestro cerebro a recuerdos buenos. El tener que prescindir de ellos, con su valor emocional, puede hacer que en ocasiones rompamos un plan de adelgazamiento.
  • Porque la comida sirve para evadirnos de los conflictos. En ocasiones comer es una vía de escape para no pensar en los problemas que tenemos, o evitar tomar decisiones complicadas. El conflicto queda así en espera sin afrontarlo y resolverlo pero la comida permite que nos sintamos temporalmente mejor no sólo por evitar la situación incómoda sino por el hecho placentero que en sí tiene el comer.

¿Cómo es nuestro Tratamiento para combatir la Obesidad y Adelgazar?

La experiencia en este ámbito nos ha hecho comprender que cuando una persona acude a nuestra clínica ya ha probado muchas dietas sin éxito. Por tanto, ofrecer una dieta más no parece la solución.

Los primeros pasos del Tratamiento están encaminados a identificar la raíz del problema, a comprender globalmente la situación de la persona con sobrepeso o con obesidad y a determinar cuál puede ser su escenario personal. No existe un único modelo de obesidad y las causas del sobrepeso, de que comamos en exceso (hiperingesta) pueden ser muy variadas: desde una situación de estrés prolongado o crónico hasta el producto de pérdidas (duelo corporalizado) que no hemos resuelto satisfactoriamente y que canalizamos en la comida.

Identificados los posibles factores causantes los abordamos con las últimas técnicas en psicoterapia (EMDR, Mindfulness, Hipnosis Clínica, EFT…)

En nuestro Tratamiento te enseñamos a comer de una manera saludable,  realizando ejercicios prácticos para ayudarte a corregir los errores de una inadecuada  forma de comer que está favoreciendo el aumento de peso, encaminándote a recuperar el placer de comer. 

Además abordamos cualquier aspecto emocional, cognitivo o conductual que haya contribuido a generar la obesidad y mantenerla.