Distimia o Depresión Menor

¿Qué es la Distimia?

La distimia o depresión menor se caracteriza por un estado de ánimo depresivo leve, fluctuante pero continuo a lo largo de los años.

Cuando sufrimos Distimia, tenemos la sensación de haber estado con “un ánimo decaído” toda la vida.  Se trata de un trastorno muy común,  pero que requiere tratamiento dado que tiende a hacerse crónico y con frecuencia va asociado a problemas de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de la Distimia?

  • La característica principal de la Distimia es el estado de ánimo permanentemente deprimido. Apenas hay etapas de la vida en que se recuerde haber estado con un estado diferente. Hay una permanente sensación de desánimo y falta de interés por el ocio o por la interacción social, asociado a cierta dificultad para relajarse y disfrutar.
  • Una autoimagen negativa que lleva a las personas con Distimia a percibirse como poco interesantes o inútiles con una sensación de baja autoeficacia que suele no corresponderse con la realidad.
  • Todo esto conduce hacia un gran sufrimiento físico y psicológico acompañado de deterioro funcional. Las personas con Distimia tienen con frecuencia dificultades y problemas a nivel laboral o doméstico pues suelen tener dificultad para concentrarse y  enlentecimiento a la hora de realizar las tareas o las actividades lo que conlleva un  bajo rendimiento.
  • Hay una permanente falta de energía, cansancio y fatiga
  • Dificultad para tomar decisiones

¿Cómo es nuestro Tratamiento para la Distimia?

El primer paso de nuestro tratamiento es un cuidado proceso de evaluación para recoger toda la información necesaria de cara a la posterior intervención terapéutica.

Dada la persistencia de los síntomas en el caso de la Distimia, nuestro tratamiento es integral contemplando y actuando sobre los diferentes aspectos que engloban la Distimia.

Buscamos el origen, los factores que están manteniendo la distimia y trabajamos en la dirección de evitar recaídas. Para ello, realizamos una intervención a fondo con:

  • Psicoeducación orientada a conocer las particularidades de la Distimia, su duración, las repercusiones laborales o personales que puede tener, los posibles orígenes (biológico, psicosocial, etc.)
  • Abordaje de la ansiedad. Identificamos los orígenes y trabajamos sobre los detonantes de ansiedad con las técnicas más innovadoras en psicoterapia (hipnosis clínica, EMDR, Mindfulness)
  • Reestructuración Cognitiva. Identificamos los pensamientos distorsionados que pueden estar generando y manteniendo la Distimia y llevamos a cabo una modificación para sustituirlos por esquemas de pensamiento más adaptativos
  • Habitos saludables que favorezcan desde un punto de vista alimentario, de actividad física, etc. la mejora del estado de ánimo y la disminución de la ansiedad
  • Finalmente nuestro trabajo se dirige a intentar prevenir recaídas identificando los síntomas iniciales, aprender a discriminarlos de otras emociones normales y aprender estrategias para evitar una recidiva de la Distimia.