Adicción al Juego

¿Qué es la ludopatía?

La adicción al juego, ludopatía o es un comportamiento de juego patológico, persistente y recurrente que lleva quien la sufre a una serie de alteraciones importantes en su vida personal, familiar y laboral.

Las personas con ludopatía son conscientes en mayor o menor medida de que su conducta de juego es excesiva, lo que les lleva a mentir a las personas de su entorno sobre el tiempo que invierten jugando o el dinero que gastan en ello.

¿Cómo nos convertimos en adictos al juego?

El proceso que sigue un jugador desde el día en que, de forma casual, se inicia en el juego hasta que llega a la situación de pérdida de control sobre el mismo implica no sólo la forma en que juega (frecuencia, significado, etc.) sino también otros aspectos de su vida. De la mano del juego van a cambiar su relación con la familia, su situación laboral, el concepto de sí mismo y del mundo que le rodea y su situación económica.

Podemos establecer una serie de fases en el proceso de adicción al juego:
  1. Fase de ganancia: Al principio el juego es algo excitante por lo que el jugador comienza a invertir más dinero y con más frecuencia, creyéndose que él es un jugador excepcional. La mayoría de los jugadores sociales no van más allá de esta fase. Su duración puede variar de unos pocos meses a varios años.
  2. Fase de pérdida: En ocasiones ocurre una gran ganancia que lleva a esta segunda fase. El jugador adopta una actitud excesivamente optimista que le lleva a arriesgar significativamente más dinero. La conducta de juego pasa de ser algo social y el jugador comienza a jugar solo. Cuando hay grandes pérdidas se empieza a jugar ya no para ganar sino para recuperar lo perdido. Busca fuentes nuevas fuentes para obtener dinero a emplear en el juego, dinero que adquiere prestado y para cuya devolución necesita seguir jugando. Paralelamente en esta fase se produce un deterioro de las relaciones laborales y familiares. El jugador trata de esconder el problema de juego a su familia y en el trabajo se produce un deterioro de su productividad y suele comenzar a perder horas de trabajo.
  3.  Fase de desesperación: Cuando la situación se hace insostenible el jugador acaba confesándose al menos a alguien de la familia y suele solicitar un voto de confianza. Generalmente el jugador no asume responsabilidades y los conflictos con la familia se incrementan aislándose de ella.

Tratamiento de la Adicción al Juego

Nuestro tratamiento para la  ludopatía es individual e integral. Es decir:

  • Llevamos a cabo una evaluación exhaustiva para valorar los factores que pueden haber desencadenado el problema y aquellos que lo están manteniendo
  • Informamos a la persona afectada por el problema y al entorno familiar de todos los aspectos que pueden afectar en un caso de juego patológico.
  • Realizamos una intervención terapéutica dirigida a abordar los problemas emocionales, los pensamientos erróneos que han llevado a la adicción al juego
  • Trabajamos para mejorar el control de los impulsos 
  • Nos focalizamos finalmente en evitar las recaídas

Utilizamos en el tratamiento las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis clínica, Mindfulness, con el fin de lograr una mayor eficacia y reducir el tiempo del tratamiento.