Homofobia Interiorizada: cómo superarla

01-06-2014
Francesca Roman

Homofobia interiorizada es un término acuñado por Weinberg en 1972, para referirse al autorrechazo que algunas personas homosexuales pueden llegar a sentir hacia su orientación sexual.

Sobre homofobia interiorizada se ha escrito ampliamente en los últimos años, llegando a ser uno de los conceptos más analizados en este ámbito de la Psicología.

Qué es la homofobia interiorizada

Como punto de partida, conviene clarificar la diferencia entre tener un prejuicio y tener homofobia. Ambos son productos culturales y condicionan nuestra forma de actuar, de pensar y de sentir, pero si bien en el prejuicio estamos refiriéndonos a ideas erróneas que distorsionan la realidad, en el caso de la homofobia hablamos de miedo irracional, de un conflicto psicológico con el hecho homosexual.

Si bien existe acuerdo en qué se entiende por homofobia interiorizada, a la hora de considerar este concepto hay que tener en cuenta su carácter multifactorial, es decir, es necesario tener en cuenta que la homofobia interiorizada comprende aspectos emocionales, conductuales, socioculturales y actitudinales.

En el conflicto que supone la homofobia interiorizada está la negatividad, el autorrechazo, el juzgarse muy severamente por ser gay o lesbiana, el no gustarse y llegar a odiarse por ser lo que se es. Esta actitud aversiva no tiene, no obstante,  por qué dirigirse únicamente hacia uno mismo, sino que puede extenderse hacia otras personas homosexuales.

Formas de homofobia interiorizada

Gonsiorek  estableció la existencia de dos tipos de homofobia interiorizada, la evidente en la que existe un autorrechazo consciente por parte de la persona que la sufre, y una encubierta donde aparentemente hay una aceptación de la homosexualidad, pero en la que perduran prejuicios y actitudes que denigran la homosexualidad.

Con diferente denominación, Gabriel J. Martín, experto en Psicología LGTB, apunta  la existencia de estos dos niveles de homofobia interiorizada: expresa y sutil.

Algunas actitudes indicadoras de homofobia interiorizada

Si bien no podemos hacer de la experiencia gay y lesbiana algo igual y único, sí es posible afirmar que a lo largo de su trayectoria vital es frecuente que experimenten diferentes formas o niveles de homofobia interiorizada.

Es frecuente que en un primer momento exista un mayor rechazo hacia la homosexualidad, pero una posterior aceptación de la homosexualidad no está libre de ir acompañada de algunas actitudes, pensamientos, expresiones y conductas indicadoras de homofobia interiorizada más sutil:

1. El conflicto para aceptar la homosexualidad, es una dificultad que puede llevar a ocultar o a tratar con eufemismos la condición homosexual ante ciertos escenario sociales, conversaciones o preguntas.

2.  Haber mostrado la homosexualidad pero mantener paralelamente reacciones con actitudes defensivas hacia cualquier cosa que tenga que ver con homosexualidad

3.  Reaccionar de una forma radical e incluso agresiva en la defensa o en la expresión de la homosexualidad, lo que indica un conflicto no resuelto.

El origen de la homofobia interiorizada

En la actualidad no hay duda de que la homofobia interiorizada no es una característica connatural a la persona homosexual, sino que sus raíces hay que buscarlas en el entorno familiar, social y cultural.

Haber crecido dentro de una familia disfuncional genera, por ejemplo, una predisposición a una actitud de homofóbica.

Obviamente, el hecho de que en los valores y mandatos de la familia en la que crecemos esté la homofobia, incita a una mayor vulnerabilidad para en el futuro llegar a interiorizar la homofobia, asociados a  sentimientos de culpabilidad y pensamientos autorreferenciales en términos de desviación y ser o estar defectuoso.

Superar la homofobia interiorizada

El tratamiento de la homofobia interiorizada requiere ser llevado a cabo por profesionales formados en Psicología para Gays, Lesbianas y Transexuales.

Se trata de una intervención en la que se han de aborda el conflicto  de manera integral actuando a distintos niveles:

COGNITIVO: Modificando los esquemas mentales distorsionados y eliminando los pensamientos irracionales y analizando los «mandatos familiares» que subyacen al mismo

TRATAMIENTO DEL TRAUMA:  Trabajando las experiencias traumáticas asociadas y experimentadas a lo largo de todo el ciclo vital.

EMOCIONAL: Aprendiendo a manejar el miedo, la ansiedad y las emociones asociadas.

CONFLICTOS ASOCIADOS: Abordando los problemas y conflictos interpersonales asociados a la homofobia interiorizada

En el Equipo de CENTRUM Psicólogos contamos con profesionales formados y especializados en Psicología LGTB, y contamos con experiencia en el tratamiento de la homofobia interiorizada. Si éste es tu problema, nosotros podemos ayudarte.