Relaciones tóxicas

Relaciones tóxicas: Qué son y cómo superarlas

20-09-2016
Francesca Roman

Hace unos días escuchando la letra de esta canción del grupo español Efecto Mariposa me di cuenta de que narraba la historia de una relación tóxica de pareja.

Después de ti no hay nada…

 Quién te hiere es quién te importa 

Quien te amaría tanto que moriría por tu fe.

Quien me pegará donde más me duele

Quien va a mentirme y a quererme como haces tú

Quien más y quien menos nos hemos sentido identificados en algún momento de una relación con alguna de estas frases.  Pero ¿qué ocurre si este tipo de emociones se instalan en la base de una relación y no podemos salir de esta dinámica? En este caso nos encontramos inmersos y atrapados en una relación tóxica.

Relaciones tóxicas

Tener relaciones tóxicas es algo más frecuente de lo que pudiera parecernos. A veces confundimos enamoramiento con amor y acabamos inmersos en relaciones negativas colmadas de sufrimiento  que nos amargan y complican la vida.

Creemos que el amor es eso y que hay que «hacer todo por amor».  Cuando tenemos este tipo de relaciones no somos felices en ellas pero tampoco somos capaces de salir de la encerrona.

¿Cuáles son las características de una relación tóxica? 

  • Cuando sentimos una gran insatisfacción en la relación de pareja pero no podemos salir de ella.
  • Si en esta relación hay un  permanente conflicto, y vivimos en ella más momentos negativos que positivos.
  • Cuando nos damos cuenta de que  «nos hemos perdido a nosotros mismos» por complacer al otro y que todo ha sido inútil.
  • En el momento en que nuestra relación de pareja se convierte en una guerra de poder: sumisión vs dominación.

 ¿Por qué tenemos relaciones tóxicas de pareja?

Aprendemos a querer y a relacionarnos con otros en nuestra infancia de tal forma que a través de nuestro vínculo con nuestras personas significativas primarias (generalmente nuestros padres y hermanos) interiorizamos un modelo de relación interpersonal. De esta forma el entorno familiar en el que nos criamos va a condicionar en gran medida la posibilidad de que tengamos relaciones de pareja tóxicas o saludables.

  • Si crecemos en familias SOBREPROTECTORAS es frecuente que necesitemos el apoyo de los otros para ser felices. Esto se traduce en la posibilidad de tener relaciones de pareja con una necesidad excesiva de aprobación que puede abocarnos a una relación tóxica.
  • Cuando crecemos en familias orientadas hacia la COMPLACENCIA DE LOS DEMÁS podemos tener una tendencia excesiva a olvidarnos de nuestras necesidades priorizando las de los otros (en este caso las de la pareja) con conductas sumisas y complacientes «para conseguir y mantener el afecto del otro»
  • En familias FRÍAS y POCO AFECTUOSAS predominan patrones afectivos con dificultad para vincularse y dar y recibir amor. Adultos que han crecido en este tipo de familias pueden  reproducir con más facilidad este tipo de vínculo generando relaciones tóxicas con patrones de dominación/sumisión.

 Cómo salir de una relación tóxica de pareja

Para superar una relación tóxica de pareja hay que identificar los factores que están manteniéndola y así lograr aprender a relacionarnos de una manera más saludable, de tal forma que la propia relación se convierta en  un espacio para crecer como individuos y como pareja.

¿Qué factores son los que nos hacen tener una relación tóxica?

  1. Tener inestabilidad emocional. Cuando no nos sentimos estables emocionalmente y la inseguridad reina en nuestras vidas nos embarcamos en relaciones tóxicas que acaban convirtiendo nuestro día a día en una montaña rusa. Si nosotros nos encontramos estabilidad en nuestro interior difícilmente podremos proyectar equilibrio en nuestra pareja.
  2. Una baja autoestima que intentamos mejorar a través de la relación. Creemos que si nos mostramos perfectos y complacientes la otra persona nos encontrará «valiosos y maravillosos» y nos hará sentirnos más importantes. Esto es un error porque estamos regalando al otro la capacidad de juzgarnos y validarnos.
  3. Una gran preocupación por ser abandonados.  Esto nos condiciona hasta el punto de «perdernos a nosotros mismos» y no ser quienes somos con la única finalidad de que no nos dejen.
  4. La necesidad de controlar permanente lo que nuestra pareja hace cayendo a veces en conductas de celos que enturbian la relación y la llenan de discusiones, malestar, angustia y conflictos.
  5. Tener dependencia emocional y un «ni contigo ni sin ti» que nos colma de sufrimiento e insatisfacción. La relación de pareja se convierte en una trampa y no en un lugar donde ser felices y crecer conjuntamente como individuos y como pareja.

Frecuentemente es necesaria la ayuda profesional para poder superar una relación de pareja tóxica. A veces esto es posible mediante una terapia de pareja en la que ambos miembros puedan tomar conciencia de los patrones erróneos que están generando la relación tóxica y superarlos. En otras ocasiones  es uno de los miembros de la pareja el que necesita la ayuda de un psicólogo para salir de este conflicto y aprender a relacionarse de forma sana y gratificante.

Si tienes relaciones tóxicas de pareja en CENTRUM Psicólogos podemos ayudarte.

 

 


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.