Compra compulsiva | Dificultad control de los impulsos | Centrum Psicólogos

Comprar, comprar, comprar … ¿Qué es la compra compulsiva?

22-03-2014
Francesca Roman

Comprar compulsivamente  no es un problema reciente. A principios del siglo XX ya se catalogó al impulso patológico de comprar como oniomanía. 

En la actualidad pese a que la compra compulsiva no aparece en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) como un trastorno del control de los impulsos, desde  la práctica de la Psiquiatría y de la Psicología Clínica se considera como tal.

Existe una diferencia entre el placer por salir de compras y la sensación que sentimos cuando no podemos dejar de comprar. Cuando tenemos un problema de compra compulsiva comprar se convierte en nuestra obsesión y  pese a que entendamos que la acción de comprar en sí carece de sentido,  somos incapaces de concebir la posibilidad de no hacerlo. La compra compulsiva se convierte así en una fuente de  problemas significativos a nivel personal, económico, legal laboral y familiar

 

¿Compro compulsivamente?

No es sencillo en muchas ocasiones diferenciar entre lo que consideraría una compra normal y lo que podríamos denominar una “compra problemática”.  Conviene además distinguir entre las compras excesivas que tienen lugar en estados de ánimo depresivos o excesivamente eufóricos donde buscamos una imagen externa mejorada y para ello compramos ropa, complementos elegantes, etc. de lo que llamamos compra compulsiva. 

En la compra compulsiva la compra se convierte en algo necesario. Comprar nos resulta irresistible y pese a que intentemos resistirnos el impulso de comprar se convierte en algo superior a nosotros, incontrolable. Sentimos una tensión interior que sólo vemos aliviada cuando compramos. La tristeza, la soledad y la ira que suele preceder a la compra se ven aliviadas cuando compramos aunque posteriormente es frecuente que aparezca cierta vergüenza. 

Cuando tenemos un problema de compra compulsiva, esta necesidad de comprar no es algo esporádico, sino que se repite frecuentemente, a veces incluso semanalmente con los consecuentes problemas económicos, familiares,  sociales y laborales que esto implica.

 

El por qué de la compra compulsiva 

El origen  de la compra compulsiva puede localizarse en diferentes factores:

 – Biológicos: Aunque no hay estudios sobre la «biología de la compra compulsiva» sí sabemos que en algunos trastornos del control de los impulsos como la ludopatía  (adicción al juego) o el trastorno explosivo intermitente (dificultad para controlar la ira) que se han relacionado con la compra compulsiva,  se han encontrado alteraciones en el líquido cefalorraquídeo así como la presencia del gen del receptor de dopamina DRD1, de modo similar a otras conductas adictivas

– Una Conducta Aprendida: Cuando compramos compulsivamente existe un impulso para realizar una  la compra porque hay una tensión previa y creciente antes de realizar esta conducta. Una vez hemos comprado la tensión disminuye y desaparece. Se establece así una cierta asociación entre ciertos estímulos externos (personas, lugares, cosas relacionadas) o internos (sensación de vacío, estado de ánimo depresivo, etc) que nos condicionan e impulsan a llevar a cabo esa conducta. La euforia que sentimos en el momento de la compra es un refuerzo de la conducta de comprar y cada vez, de manera similar a como ocurre en otras adicciones, necesitamos volver a comprar para evitar el estado negativo (abstinencia) que nos produce no hacerlo y volver a sentir el placer y la euforia de comprar. Lo que ocurre es que finalmente la compra compulsiva acaba haciéndose cada vez más independiente de la función placentera inicial y continúa pese a los conflictos familiares, sociales o económicos que pueda llegar a generar.

– Un estado de ánimo bajo: Hay una relación muy directa entre compra compulsiva y trastornos afectivos. Se ha comprobado que a medida que se mejora el estado de ánimo, suele desaparecer o disminuir la compra compulsiva.

 

¿Puedo dejar de comprar compulsivamente? 

La compra compulsiva es un trastorno que puede tratarse eficazmente. En ocasiones, cuando el problema tiene un claro origen biológico o está asociado a un estado de ánimo depresivo mejora  significativamente tan sólo con la administración de antidrepresivos serotoninérgicos. 

En otras ocasiones, sin embargo es necesario llevar a cabo una intervención de psicoterapia. En CENTRUM Psicólogos sabemos que  un abordaje integral y una Psicoterapia Breve focalizada en el conflicto básico son muy eficaces a la hora de abordar este problema. Si crees que tienes dificultad para controlar la compra compulsiva, nuestra experiencia profesional en el tratamiento de este problema puede serte de gran ayuda.  Infórmate.

 

 


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.