Decir no sin culpa ni agresividad: técnicas asertivas

29-09-2014
Francesca Roman

¿Te cuesta decir no, rechazar propuestas, invitaciones y peticiones sin agresividad o sin sentirte culpable?

En ocasiones nos vemos presionados por personas insistentes que nos piden hacer cosas que realmente no deseamos hacer y cuando finalmente acabamos cediendo y actuando en contra de nuestros principios, sin respetar nuestros deseos o nuestros objetivos, nos sentimos enfadados con esa persona y con nosotros mismos por no haber sabido decir no.

Asertividad: definición y conducta asertiva

Enfadados o culpables son las dos caras de una misma moneda. Es importante que aprendamos a rechazar peticiones con naturalidad responder con una conducta asertiva, para evitar acabar haciendo cosas que no nos gustan o que no nos convienen.

Pero … ¿Qué es la la asertividad?  ¿En qué consiste una conducta asertiva?  Elia Roca define la asertividad como una actitud de autoafirmación y defensa de nuestros derechos personales, lo que implica poder expresar nuestras opiniones y nuestros deseos y respetar a su vez los de los demás. Es decir, ser asertivos no implica que debamos imponer nuestros criterios a cualquier precio.

Una conducta asertiva tiene como objetivo ser uno mismo expresando sentimientos tanto positivos como negativo con respeto hacia uno y hacia los demás, lo que acaba mejorando nuestra autoestima y aumentando nuestra seguridad básica. 

Cómo decir no de una forma asertiva

¿Es posible rechazar peticiones de una forma asertiva? ¡Por supuesto!

Te damos algunas técnicas asertivas para decir no: 

  • Primero: Antes de dar una respuesta y decir no a una petición, conviene analizar la situación para estar seguros de que hemos comprendido adecuadamente el mensaje. Si nos quedan dudas, es conveniente pedir más información para clarificar la petición. 
  • Segundo: Pensar con tranquilidad cuál va a ser nuestra respuesta teniendo en cuenta las consecuencias de la decisión que adoptemos, pero sin olvidar que nosotros somos nuestros propios jueces y tanto tenemos derecho a decidir y no aceptar lo que no queremos.
  • Tercero: Es importante que comuniquemos nuestras decisión de una forma concisa, con claridad y amabilidad. A veces acabamos enredados en explicaciones y justificaciones largas que nos dejan una sensación desagradable y que confunden a nuestro interlocutor. Hay que tener en cuenta que quien está escuchando nuestra negativa puede sentirse herido al hacerlo,  por lo que una buena dosis de empatía puede ser necesaria.
  • Por último: Algunas técnicas asertivas, como la técnica del sandwich pueden ser muy útiles para decir no y rechazar una petición. Consiste en la siguiente fórmula : decir algo positivo + rechazo de la petición + decir algo positivo. Mediante esta técnica mitigamos los efectos negativos que nuestro «no» puede tener en la otra persona.

Ser capaces de decir no con naturalidad es un aspecto importante de la asertividad. En CENTRUM Psicólogos podemos ayudarte a manejar técnicas asertivas en el trabajo y en tu vida personal, mejorar tus habilidades sociales y aumentar la seguridad y confianza en ti mismo.

Referencias Bibliográficas

Roca, E. ( 2005). Como mejorar tus Habilidades Sociales. Programa de asertividad, autoestima e inteligencia emocional. Valencia: ACDE Psicología.


Sobre el autor

Soy Francesca Román. Mi interés como Psicóloga y Coach Nutricional me ha llevado a formarme en áreas de Salud como la Medicina Psicosomática, Trauma, Psicopatología y Psiquiatría y en las técnicas más avanzadas en psicoterapia: EMDR, Hipnosis Clínica o Mindfulness. En los últimos años me he dedicado a mi gran pasión: el tratamiento de los Problemas de Alimentación. Hace años creé CENTRUM Psicólogos, un espacio para la salud, que cuenta con un equipo de profesionales que apuestan por una psicoterapia breve e innovadora y que se ha convertido en un referente de psicoterapia de calidad en Madrid.