Cómo superar el miedo al compromiso

Miedo al compromiso: Filofobia

08-01-2019
Francesca Roman

Filofobia  ¿Habías oído alguna vez esa palabra?

Probablemente no. Sin embargo, seguro que has escuchado (o vivido) lo que habitualmente llamamos miedo al compromiso en una relación de pareja.

¿Por qué algunas personas tienen miedo al compromiso?

La capacidad de enamorarnos, vincularnos íntimamente con otras personas, establecer un proyecto común y vivir en pareja, está condicionada por nuestro estilo de apego.  Es algo así como las “instrucciones sobre lo qué es amar” que aprendimos a través de nuestros padres y cuidadores en los primeros años de vida.

Estilos de Apego

Según sean esas “instrucciones de amar” que hayamos vivido y recibido vamos a tener un estilo de apego diferente:

Apego Seguro

Se produce cuando los padres son capaces de sintonizar emocionalmente con el niño: captan sus necesidades, las satisfacen de manera adaptativa, les ayudan a regularse emocionalmente. De esta manera favorecen la creación de una autoimagen positiva y un buen concepto de sí mismos. El niño crecerá con autoestima, confianza y seguridad interna.

Cuando son adultos las personas con apego seguro son capaces de relacionarse en pareja saludablemente. No hay dependencia emocional. Pueden establecer compromisos sólidos y (si llega el caso) afrontar rupturas y separaciones de una manera natural.

Apego ansioso y ambivalente

Se genera cuando el niño percibe a sus padres como poco seguros, ansiosos, inestables. Interioriza que “no son una base segura” , no puede confiar en ellos y tiene una sensación constante de inseguridad.

Los pequeños con apego ansioso-ambivalente vigilan de manera permanente que no les abandonen. Son niños que exploran el ambiente de manera poco relajada y procurando no alejarse demasiado de la figura de apego (sus padres o cuidadores)

Los adultos con este tipo de apego sentirán temor a que su pareja no les ame o les desee realmente.

En la edad adulta este estilo se relaciona con la dependencia emocional, los problemas de celos, las estrategias de control de la pareja, etc.

Apego evitativo

A veces ocurre que algunos padres o cuidadores no son capaces de transmitir el amor de una forma explícita y sus gestos hacia el niño son fríos y rígidos.

El niño puede percibirlos como rechazo. En estos casos interioriza un sentimiento de desamor y falta de empatía. ¿Qué ocurre entonces?

Como mecanismo de defensa para manejar esa sensación de abandono o de desamor, el niño puede desarrollar una estrategia de aislamiento emocional. 

Si el niño siente que “acercarse y amar puede resultar peligroso” va desactivando poco a poco el sistema de apego y acercamiento. Aquí puede estar en la muchos casos el origen del miedo al compromiso en el futuro.

Miedo al compromiso de origen traumático

En algunas ocasiones, puede ocurrir que el origen del miedo al compromiso no esté en la infancia.

Este es el caso de personas que habiendo desarrollado un apego seguro tienen rupturas o separaciones muy dolorosas y traumáticas.

Nos encontramos ante una reacción defensiva para evitar volver a vivir otro vez algo traumático. Es una forma de fobia al compromiso evitativa. Debajo de esta conducta está la creencia: “No volveré a vivir este dolor nunca más”

Con todo, este tipo de situaciones suelen ser pasajeras y desaparecen al cabo del tiempo.

Miedo al compromiso es: “Quiero pero no puedo”

Como hemos visto, en el miedo al compromiso subyace en la mayoría de los casos una vivencia de abandono, en edades muy tempranas. En muchos casos se produce en la etapa pre-verbal. El adulto no conserva memorias biográficas, es decir “no se acuerda”.

Sin embargo sí tiene memorias emocionales. Es decir, experimentó a nivel emocional este desamor. Su sistema neurológico quedó programado para protegerse de estas experiencias “desactivándose” para los vínculos profundos.

No es que la persona con miedo al compromiso “no quiera amar”. Al contrario: internamente lo desea tanto como lo teme.

Miedo al compromiso, ¿cómo actuar?

El miedo al compromiso genera en quien lo sufre sufrimiento y soledad.

Los seres humanos, como mamíferos que somos, estamos “programados” biológicamente para emparejarnos.

En la mayoría de las sociedades actuales, existen mandatos culturales que refuerzan la programación biológica y nos dirigen hacia el amor romántico, el vínculo de pareja y el compromiso con otro ser humano.

Cuando el miedo al compromiso nos está generando dolor y malestar la ayuda terapéutica es una opción eficaz para superar el problema.

En CENTRUM Psicólogos utilizamos técnicas innovadoras que van a la raíz del problema, reparando memorias emocionales tanto a nivel consciente como inconsciente.

A través de este tipo de terapia podemos mejorar nuestra capacidad para vincularnos saludablemente con otras personas y establecer relaciones de pareja.

¿Cómo superar el miedo al compromiso?

Tras una evaluación exhaustiva para determinar el origen del problema, vamos a utilizar EMDR, hipnosis, y otras técnicas integradoras para lograr un trabajo completo y eficaz tanto a nivel cognitivo como emocional.