Duelo en Navidad: cómo afrontar la pérdida

Duelo en Navidad: cómo afrontar la pérdida

27-11-2019
Francesca Roman

Elaborar un duelo implica un proceso de adaptación a una realidad que ha cambiado ante la pérdida de una persona significativa, ya sea por muerte o por separación o divorcio (duelo vincular).

La adaptación a este nuevo escenario supone afrontar una serie de emociones (tristeza, miedo, rabia…) , acomodar nuestro día a día a la nueva realidad y buscar nuevos significados a conductas habituales.

Nuestro sistema de enseñanza nos prepara para casi cualquier situación en la vida, excepto para un duelo, ese momento en que tenemos que afrontar la pérdida de un ser querido.

¿Por qué es más difícil un duelo en Navidad?

La Navidad es para muchos de nosotros una época de difícil manejo emocional. Los mensajes publicitarios y culturales nos instan a estar «todos juntos, unidos y en paz».

Cuando no cumplimos al 100% este mandato cultural, bien porque no estamos juntos, bien porque no hay paz en nuestra familia, o bien porque no estamos todos y nos falta alguien, se genera en nuestro interior un conflicto con cierto malestar.

¿Qué podemos hacer? ¿Es mejor no llevar a cabo ningún tipo de celebración navideña o es más conveniente mantener, pese a la desgana, las reuniones familiares?

Ejercicios para superar el duelo

Aunque el afrontamiento del duelo es diferente en cada persona y lo que puede ser beneficioso para unos no lo es tanto para otros, existen una serie de sugerencias que pueden ayudarnos.

Qué EVITAR HACER ante un duelo en Navidad

  • Negar la Navidad. No sólo es difícil (o casi imposible), sino que no es lo más aconsejable. Nuestro entorno cultural nos bombardea con innumerables mensajes navideños. La única forma de sustraerse a ellos sería aislarse, encerrarse. No parece la opción más saludable desde el punto de vista psicológico. Es más, parte del avance en la elaboración de un duelo reside en la aceptación de que nuestro ser querido ya no está, tampoco ahora en Navidad.
  • Hacer algo radicalmente diferente a lo que hacíamos cuando él o ella estaban. A primera vista esta opción puede reportarnos un alivio inicial, pero en el fondo perpetúa la idea de que «Sin ti nada será lo mismo» con un tono emocional que puede dificultar la elaboración del duelo.
  • Negar la pérdida y hacer «como si nada hubiera pasado». Esta opción no sólo no nos ayuda en la elaboración del duelo, sino que probablemente nos acarree sentimientos de culpa, como si pareciera que todo se ha superado rápidamente y que hemos olvidado a la persona perdida de manera fácil.

Qué PUEDES HACER ante un duelo en Navidad

Una adecuada planificación de las celebraciones navideñas puede ser muy útil, cuando estamos atravesando un duelo.

Programar con detalle cómo queremos llevar a cabo cada actividad y expresarlo a nuestros familiares y amigos, así como respetar lo que deseamos y necesitamos en cada caso, son algunas de las pautas que pueden ayudarnos.

  • En los días previos, es normal que sintamos cierto malestar. La ansiedad y la tristeza según se acercan las fechas clave se incrementan. Aumentan los pensamientos sobre la persona que ya no está y es frecuente que tengamos sueños o pesadillas relacionados con ella. SUGERENCIA: Planifica actividades que te ayuden a manejar este malestar. Camina en calma, practica yoga, escucha música relajante, conversa con un buen amigo…
  • Extrema el autocuidado. Es un momento difícil para ti, donde sentirás emociones intensas. Cuidarte integralmente facilitará este abordaje emocional. SUGERENCIA: No te exijas perfección. Cuida tu autodiálogo interno. Practica más el «quiero» y «deseo» en lugar del «tengo que…» o el «debo». Sé cuidadoso/a con el consumo de alcohol o de medicación.
  • Simboliza a la persona ausente. Se dice que no morimos mientras permanezcamos en la memoria de los otros. Poder incluir de alguna manera simbólica a la persona que hemos perdido nos ayuda a sentirle de alguna manera presente entre nosotros: SUGERENCIA: Comparte anécdotas divertidas sobre él o ella, aprendizajes suyos...
  • Expresa lo que sientes, lo que piensas. Poner palabras a nuestras emociones las limita, dimensiona y las hace más manejables. Además hablar de lo que sentimos tiene el efecto de «sacar» parte del malestar fuera de nosotros.
  • Introduce nuevos ritos. Las tradiciones no vienen dadas, se construyen. Quizá te sientas con fuerzas o con ganas de introducir algún pequeño cambio, desde algo superficial como la decoración o la colocación en la mesa, hasta algo de más calado. SUGERENCIA: Incorporar pequeñas variaciones en la tradición puede resultar muy positivo a algunas personas a la hora de afrontar un duelo en Navidad.
  • Busca y pide ayuda. En algunas ocasiones resulta muy complicado elaborar un duelo en época navideña, especialmente si la pérdida de la persona ha sido muy reciente. SUGERENCIA: Pide ayuda práctica si la necesitas para decorar la casa, compras, cocinar… Busca ayuda profesional psicológica o médica si lo precisas.

Si la perspectiva de afrontar un duelo o pérdida de un ser querido en Navidad nos resulta difícil de abordar y genera malestar, acudir a un buen psicólogo puede ser una ayuda eficaz.

En CENTRUM Psicólogos tenemos experiencia en la terapia de duelo. Podemos ayudarte.