Cómo vivir el aislamiento por coronavirus en un proceso de separación

Cómo vivir el aislamiento por coronavirus en un proceso de separación

23-03-2020
Centrum

Os ofrecemos a continuación el testimonio real de una paciente actual de CENTRUM Psicólogos.

R. (utilizamos sólo su inicial para preservar la confidencialidad y el anonimato) ha querido colaborar con nosotros para compartir cómo está viviendo la situación de aislamiento por el coronavirus en proceso de separación y con un niño de cinco años.

Si para cualquier persona el aislamiento en casa está siendo complicado en mayor o menor medida ¿Qué ocurre cuando esta medida nos sorprende en mitad de un proceso de separación?

La convivencia obligada

Éste es el testimonio de R.:

«Cuando mi marido y yo decidimos – de mutuo acuerdo y después de mucho sufrimiento – separarnos supimos que aún nos quedaba un tiempo de convivencia obligada.

Nunca, ni en lo más remoto de nuestras cabezas, imaginamos que se nos vendría encima una cuarentena que nos obligaría a estar juntos las 24 horas del día encerrados en casa, turnándonos, negociando, cediendo, alternándonos el uso del despacho para poder teletrabajar uno, mientras el otro cuidaba del peque, imaginando un ocio compartido para separar la semana del fin de semana ….

Pareciera que la vida nos hubiera puesto en esta situación para aprender unas cuantas lecciones, siendo la primera de ellas el ser conscientes de lo afortunados que somos en estos momentos de desgracia donde a muchas personas se les ha hundido la vida de un día para otro. 


Pasado el primer momento de shock, empecé a pensar en encontrar herramientas para no sucumbir a la tentación de derrumbarme en un momento en que no me lo podía permitir«

Herramientas para gestionar la cuarentena en un proceso de separación

Os transcribimos las herramientas que R. está utilizando en este momento para poder manejar de manera más saludable psicológicamente el aislamiento por el coronavirus en su situación.

» Quiero compartir estas reflexiones por si, en algún lugar y a alguien que se encuentre en una situación parecida, le pudiesen servir:  

TOMAR EL CONTROL DE LA SITUACIÓN: Ante esta situación, tenemos dos caminos: uno es hacer que sea un infierno: discutir, odiarnos, no controlar nuestros pequeños dramas diarios, convertirnos en un aspersor que distribuye rabia indiscriminadamente. El otro es respirar, contar hasta diez, hasta cien y hasta mil para tomar el control de la situación

TOLERANCIA TEMPORAL: Recordar que hace tiempo yo elegí libremente a esa persona de la que ahora me estoy separando. Aún quedan algunos de los motivos por los que le elegí. Centrémonos en ellos para pasar el día a día. Si conviví con él tantos años, puedo hacerlo en armonía unas semanas más

EL EQUIPO FAMILIAR: Tenemos un hijo de 5 años. Él no entiende bien por qué tiene que estar tanto tiempo en casa y no puede salir con su bici ni ver a sus amigos del cole, ni a sus tíos, primos y abuelos. Si se lo explicamos juntos y en equipo, el peque se siente mejor.

POSPONGAMOS EL DESÁNIMO: No se trata de hacer «como si no sufriéramos», de dar la espalda a la realidad y a nuestras emociones. Podemos escribir cuando nos sentimos mal, mandar emails o WhatsApp a algún amigo o amiga. Podemos decidir reponernos de nuestra pena. 

ESTAR CON NOSOTROS MISMOS: Démonos un tiempecito de soledad cada día, para respirar, estar con nosotros mismos y centrarnos.

DAR LAS GRACIAS: Y sobre todo, lo más importante es dar gracias, cada día, por estar bien, por seguir vivos. Estamos en una situación difícil y esto pasará en breve. 

Gracias a ti, R. por compartir todo esto con nosotros.

Todo va a salir bien. Si te encuentras en una situación similar y necesitas ayuda en tu proceso de ruptura o terapia de pareja, CENTRUM Psicólogos sigue abierto para ti a través de la terapia online. Podemos ayudarte.


Sobre el autor