Dificultad para controlar los impulsos

¿Qué es la impulsividad?

No cabe duda de que existen ciertos grados de impulsividad en nuestra conducta diaria, que son normales e incluso deseables en contraposición a la falta de espontaneidad. Sin embargo entendemos que la impulsividad se convierte en un problema cuando se convierte en una tendencia a realizar cierto tipo de acciones demasiado rápidamente o de forma irracional y esta tendencia supone una dificultad para inhibir esas acciones una vez han comenzado.

¿Es lo mismo impulsividad que compulsividad?

No. Se trata de dos conceptos diferentes aunque pueden confundirse.

La diferencia entre ambas está basada en lo que motiva la conducta:

  • Los comportamientos impulsivos están motivados por una búsqueda de un placer o para aliviar una tensión
  • Los comportamientos compulsivos están motivados por la reducción de un malestar o de angustia.

En realidad a veces es difícil diferenciar entre lo que puede ser alivio de una tensión y alivio de la ansiedad por lo que la diferencia entre ambos comportamientos puede estar en ocasiones poco clara.

Trastornos del Control de los Impulsos

Entendemos que tenemos dificultad para controlar la impulsividad y por tanto un Trastorno del Control de los Impulsos cuando:

  • Nos sentimos en principio incapaces de oponernos al impulso o tentación de llevar a cabo una acción que sabemos que en principio es perjudicial para nosotros mismo y/o  para los otros
  • Antes de realizar la acción notamos tensión o activación
  • Sentimos liberación mientras estamos llevando a cabo la acción pero después nos sentimos culpables

Algunos problemas relacionados con la Dificultad de Controlar los Impulsos

Trastorno Explosivo Intermitente

El Trastorno Explosivo Intermitente se caracteriza por episodios aislados de pérdida de control de los impulsos con una agresividad desproporcionada a la causa que actúa como detonante. Entre los diferentes episodios suele haber normalidad.

La crisis de agresividad puede aparecer en cuestión de minutos y desparecer luego rápidamente. Tras este episodio de descontrol suele aparecer el sentimiento de culpa y de vergüenza.

Si quieres saber más sobre el Trastorno Explosivo Intermitente clica aquí

¿Cómo es nuestro tratamiento para el Trastorno Explosivo Intermitente?

Tras llevar a cabo una evaluación detallada que nos permita ver el origen del Trastorno así como los posibles disparadores actuales, llevamos a cabo una intervención psicoterapéutica en la que combinamos las técnicas cognitivo-conductuales con otras técnicas más innovadoras como el EMDR que han resultado efectivas en la dificultad del control de los impulsos.

Cleptomanía

La característica de la Cleptomanía es la necesidad o impulso incontrolable y repetido de sustraer objetos que no se necesitan. Los objetos hurtados suelen regalarse, ocultarse o incluso pueden ser devueltos discretamente.

Cuando sufrimos Cleptomanía puede ocurrir que tengamos los recursos económicos necesarios para comprar lo que sustraemos pero no los compramos, porque sentimos una tensión antes de hurtar que sólo se libera con la sustracción.

En la Cleptomanía el hurto no está planeado y lo hacemos en solitario.

Cuando sufrimos Cleptomanía solemos tener altos niveles de ansiedad generados por la preocupación de poder ser descubiertos y detenidos. Es frecuente, además, que tengamos problemas en las relaciones personales.

Si quieres saber más sobre la Cleptomanía clica aquí

¿Cómo es nuestro Tratamiento para la Cleptomanía?

En el Tratamiento para la Cleptomanía la motivación para superar el problema es un elemento clave.

Tras un proceso de evaluación exhaustivo que nos permita determinar las causas del, llevamos a cabo una intervención psicoterapéutica en la que combinamos las técnicas cognitivo-conductuales con otras técnicas más innovadoras como el EMDR con gran efectividad en la dificultad del control de los impulsos.

Tricotilomanía

La Tricotilomanía es la alopecia causada por arrancarnos a nosotros mismos el cabello.

Cuando sufrimos Tricotilomanía sentimos una tensión que va en aumento antes de arrancarnos el pelo y una sensación muy gratificante y de bienestar o de alivio cuando nos lo hemos arrancado.

Las zonas afectadas suelen ser el cuero cabelludo, cejas, pestañas, pecho y vello púbico.

No hay dolor en el arrancamiento aunque la zona que queda con alopecia, libre de cabello puede estar irritada.

Si quieres saber más sobre la Tricotilomanía clica aquí

¿Cómo es nuestro Tratamiento para la Tricotilomanía?

El primer paso para el Tratamiento de la Tricotilomanía es llevar a cabo una valoración detallada de la situación del paciente: agentes estresores, entorno actual, historial clínico, etc. La evaluación es muy importante de cara a identificar el origen que causó el problema.

La intervención psicoterapéutica suele ser muy exitosa si se combina una terapia cognitiva breve con las técnicas más innovadoras como EMDR.